Comprar una casa puede ser un reto, pero en un mercado de vendedores el reto aumenta. Un mercado de vendedores significa que hay más gente comprando casas que casas en venta, lo que a menudo lleva a los vendedores a aumentar el precio de venta. Además según Housers opinions es probable que se enfrente a la dura competencia de otros buscadores de casas como usted.

Estos son algunos consejos para navegar por un mercado de vendedores

Un mercado de vendedores es aquel en el que hay más gente comprando casas que casas en venta. Además de los precios más altos y la necesidad de tomar decisiones más rápidas, es probable que te enfrentes a la dura competencia de otros buscadores de casas como tú. Estos consejos pueden ayudarle a salir airoso.

  • Elija un agente inmobiliario inteligente. En los deportes y en los negocios, es importante tener a los mejores jugadores en el equipo cuando se enfrenta a una competencia feroz. En un mercado de vendedores, eso significa elegir un agente inmobiliario que no sólo tenga experiencia demostrada en los barrios que le interesan, sino que también sea muy receptivo y eficiente.
  • Obtenga una preaprobación. Al obtener una preaprobación de una hipoteca antes de empezar a comprar una vivienda, sabrá el poder de compra que tiene. Su oferta puede tener mucha más credibilidad que las de la competencia en las que los compradores no dieron este paso.
  • No sea demasiado exigente. Cuando el inventario de viviendas es limitado, probablemente no pueda permitirse esperar a que la casa perfecta salga al mercado. Prepárese para ajustar sus expectativas. Lo más sensato es hacer excepciones a sus criterios para las cosas que pueden cambiarse. Por ejemplo, puede añadir un baño algún día, pero no puede cambiar la ubicación de la casa o el tamaño del terreno.
  • Establezca una disciplina de precios. Si se produce una puja competitiva, es fácil dejarse llevar. Si eso ocurre, puede que no sólo se quede con la casa, sino también con años de presupuestos tensos y estrés financiero. Antes de empezar a comprar, establezca un límite firme de lo que está dispuesto a gastar, y de lo que puede gastar.
  • Deja a un lado tu lista de exigencias. Su relativa falta de poder en un mercado de vendedores no sólo afecta a la cuestión del precio. También afecta a todos los demás aspectos del trato. Piénselo dos veces antes de poner condiciones a su oferta, como exigir cambios en la vivienda. Del mismo modo, puede ser una mala idea insistir en cláusulas de contingencia como que su compra depende de que se venda primero su casa actual. Por el contrario, debe estar preparado para adaptarse a las necesidades del vendedor, como ser flexible en cuanto a la fecha de mudanza.
  • Considere la posibilidad de esperar. Si su situación lo permite, puede considerar la posibilidad de posponer la compra de su vivienda hasta que el mercado se enfríe. Esto tiene algunos inconvenientes. En primer lugar, es difícil predecir cuándo cambiará el mercado y, dependiendo de la economía y otros factores, podrían pasar años hasta que las condiciones mejoren.

Por último, no se deje llevar por la presión de comprar, incluso en un mercado de vendedores. Recuerde que la decisión de comprar una casa tiene un impacto a largo plazo en su futuro financiero. Puede ser mejor dejar pasar una casa que tomar una mala decisión que resulte cara de cambiar.