Viajar puede ser un gran proceso, especialmente cuando se viaja en avión. Puede ser difícil relajarse, mantenerse saludable y sentirse seguro. Esto se aplica tanto si vuela por trabajo como por placer. A continuación le ofrecemos algunos consejos de W2fly.es para que sus viajes en avión sean más saludables y felices.

Antes del vuelo

Una de las claves de los viajes en avión es prepararse con antelación. Si lleva una maleta, asegúrese de que tiene las cosas que necesita a bordo y de que son fáciles de alcanzar. Esto incluye cualquier medicamento que necesite, así como aperitivos y bebidas. No puede pasar líquidos por el control de seguridad, pero puede llevar una botella de agua vacía. Muchos aeropuertos disponen ahora de estaciones de agua para rellenarlas. Lleva tentempiés saludables, como fruta fresca o seca, verduras, mezcla de frutos secos o barritas de cereales.

También puedes llevar una máscara facial en el aeropuerto y en el avión. Tras la pandemia de COVID-19, algunas aerolíneas pueden incluso exigirla. Llevar una máscara facial puede ayudar a evitar que usted y los demás se enfermen.

Otros artículos útiles para llevar en el equipaje de mano son:

  • toallitas desinfectantes
  • desinfectante de manos
  • pañuelos faciales
  • pastillas para la tos
  • goma de mascar
  • tapones o auriculares
  • manta, almohada o máscara para los ojos

Lleve en su maleta de mano suficientes medicamentos para todo el viaje. Así estará preparado en caso de que se pierda el equipaje facturado. También es conveniente llevar medicamentos adicionales por si el viaje de vuelta se retrasa. No olvide llevar los nombres y las dosis de todos sus medicamentos. Pregunte a su médico si es necesario cambiar las dosis en caso de que cambien las horas de comer y dormir en su destino.

Si tiene diabetes o epilepsia, debe viajar con su tarjeta de identificación. Por ejemplo, la Asociación Americana de la Diabetes proporciona tarjetas de alerta médica. Lleve consigo el nombre y el número de teléfono de su médico en caso de emergencia. Si tiene una alergia alimentaria grave, viaje con las medidas de seguridad adecuadas, en caso de exposición.

Tanto si viaja mucho como si no ha volado recientemente, debería planificar la vacunación contra la gripe. Esto actúa como un refuerzo para su sistema inmunológico. Algunas empresas venden suplementos vitamínicos que afirman que reducen la probabilidad de enfermar cuando se viaja. Estas afirmaciones no han demostrado ser ciertas. Hay algunas pruebas de que tomar vitamina C puede acortar la duración de los síntomas del resfriado. No hay pruebas de que la vitamina C (o cualquier otra vitamina) reduzca la probabilidad de contraer un virus.

Intenta descansar mucho antes de volar. También es importante comer algo sano e hidratarse. La comida nutritiva en un aeropuerto puede ser difícil de encontrar, así que planifica con antelación. Por último, pero no por ello menos importante, no se olvide de ir al baño antes del despegue. No hay nada peor que necesitar ir cuando no se puede.

Durante el vuelo

Antes de sentarte y abrocharte el cinturón, utiliza una toallita desinfectante. Limpia el asiento, el cinturón de seguridad y la bandeja, que contienen gérmenes. Si tiene que ajustar la luz del techo o la rejilla de ventilación, utilice después un desinfectante de manos. Lo mismo se aplica si toca algo en el bolsillo trasero de su asiento.

La presión del aire en el avión puede cambiar a lo largo del vuelo. Es más fuerte durante el despegue y el aterrizaje. Algunas personas consideran que masticar chicle ayuda a aliviar la presión en los oídos. También puede usar tapones para los oídos y tragar con frecuencia. Si tiene problemas de oído, hable con su médico antes de volar para asegurarse de que es seguro. Es posible que le sugiera que tome un medicamento descongestionante por adelantado para ayudarle.

Los aviones y las grandes altitudes a las que vuelan crean un ambiente muy seco. Puedes mantenerte hidratado con el agua que has traído. Evite las bebidas con cafeína o alcohol, que pueden deshidratarle. Si estornuda o tose, cúbrase la boca y la nariz con el codo para evitar la propagación de gérmenes. Puedes utilizar los pañuelos de papel o las pastillas para la tos que has metido en la maleta para ayudar a tratar cualquier síntoma de sequedad.

Ciertas personas corren el riesgo de sufrir coágulos de sangre, o trombosis venosa profunda (TVP), pero puede ocurrirle a cualquiera. Para prevenirlos durante el vuelo, intente mantenerse activo. Lo normal es que no puedas caminar, a no ser que vayas al extranjero. Sin embargo, puedes ejercitar tus músculos mientras estás sentado. Golpee los pies y estire los músculos de las pantorrillas. Si está en riesgo, su médico puede sugerirle que use calcetines de compresión.

Los aviones también suelen ser fríos. Cúbrase con una manta o ropa que haya traído de casa. No utilice las mantas o almohadas que le proporcionen, ya que pueden no estar limpias. Si puede, intente no comer tampoco la comida que se sirve a bordo. No sabes lo que contiene ni lo fresca que está. Esto puede ser más difícil si vuelas internacionalmente. En su lugar, coma antes de volar y lleve consigo un tentempié o una comida.

Cosas a tener en cuenta

Hable con su médico antes de volar si está embarazada, enferma o tiene problemas de salud. Es posible que necesite otra protección, como vacunas o medicamentos. También es posible que su médico no le recomiende volar con ciertas condiciones médicas.

Si necesita tomar oxígeno cuando viaja, deberá comunicarlo a la compañía aérea con antelación. La normativa aérea federal no le permite llevar su propia unidad de oxígeno en el avión. La mayoría de las compañías aéreas pueden proporcionarle oxígeno a cambio de una tarifa. También puede hacer planes con antelación para obtener oxígeno para las escalas entre vuelos y en su destino. Si es minusválido, puede solicitar ayuda para la silla de ruedas.

Tenga en cuenta que también es peligroso volar después de ciertas actividades. Un ejemplo es el buceo. Hay que esperar de 12 a 24 horas después de bucear antes de poder volar. Pide más información a tu profesor de buceo o a un médico.

Siempre que vueles, es importante que seas consciente de tu entorno. No vigiles el equipaje de un extraño ni cojas algo que no sea tuyo. Y mantén todos tus objetos contigo y contabilízalos.